Resaca de un gran fin de semana entre mujeres triatletas

El fin de semana del 19 y 20 de noviembre de 2016, dos chicas de GOO fuimos al Stage de tecnificación de triatlón que Judith Corachan organizó para mujeres en Amposta. Al principio todo nervios, porque empezábamos ya al lío disfrazadas de ciclistas tras esas gafas afiladas, casi sin darnos tiempo de conocernos y suavizar meternos en ese pelotón con otras en que no queríamos quedar últimas. Speedsix nos ponía a todas unas ruedas de perfil y a rodar para hacer series entre dos rotondas de una carretera perdida del Baix Ebre.

Sensaciones generalizadas entre todas las mujeres que pensábamos con alguna que otra inseguridad qué hago yo aquí, esta me va a quitar las pegatinas, me voy a quedar la última, soy la más pequeña, o cuánta gente joven, soy la más vieja… etc. Todo comparaciones y corte, bastante corte en general excepto por las loca(l)s del club btt montbike que animaban el sarao.

Hacemos las series, aprovechamos el rodaje para conocernos y saber que veníamos de distintos puntos de España. Cada cual de su padre, de su madre y de su tierra, con acentos diferentes, algunas con hijos, otras estrenando su mayoría de edad, alguna por debajo y otras con tres veces sus primaveras.

Hacemos series de bici, práctica de relevos y práctica de transiciones, también. Comemos (bien). Algunas van a ver la fábrica de Speedsix, otras descansan. Asistimos a primera hora de la tarde a una charla impartida por la fisioterapeuta Susana Mena sobre ejercicios hipopresivos para prevenir las pérdidas de orina y mantener en su sitio el suelo pélvico que a muchas afecta con la edad, las alteraciones naturales del ciclo y los partos. Nos vamos de la charla con una receta de hacer 20 minutos de hipopresivos al día y no encabezonarnos con abdominales hiperpresivos y un six-pack que sirve para el postureo pero poco para la salud (descubrimos que tener tableta multiplica las posibilidades de desarrollar hernias, entre otras cosas).

Seguimos la tarde con un circuito de core, zona abdominal lumbar, que nos va a servir como complemento para fortalecer y evitar lesiones. Ejercicios de propiocepción y fuerza que se pierde con risas. Dos vueltas al largo circuito y vestuario, bañador, gorro, gafas, tabla y pull buoy y a hacer sesión de piscina donde primero nos graba Judith para enviarnos un día más tarde un análisis de aquellas cosas que podemos mejorar. Durante la sesión de natación, técnica y más técnica, reaprendizaje de brazada y batido, postura y respiración. Y llega el momento merecido de la T3 con cervecitas, isotónicos no tan folclóricos, quicos, chips y cachondeo después de la ducha. Merecidísimo avituallamiento piscolabis.

Sesión reunión nocturna de triatletas anónimas después de cenar, con resolución de dudas enviadas por todas previamente. Escuchando, en silencio o con muchas pausas… y a ver, que estemos 21 mujeres calladas o sin interrumpirnos las unas a las otras sólo significa una cosa: estábamos reventadas, casi nos quedamos dormidas en las sillas, y aún así aguantamos, preguntamos a rastras. Conclusiones importantes de la sesión ronda de preguntas: no te gastes tres mil euros en una bici si no estás dispuesta a gastarte 160 en un estudio biomecánico que asegure que estés muchos años rodando y mejores sin riesgos; cuando no te motive entrenar ni presentarte a pruebas, no lo fuerces, no hay consejos motivacionales ni excusas. Esto se ha de hacer, siempre, por pasión y equilibrio, entre otras resoluciones. El triatlón tiene mucho de disciplina y hábito, y eso no ha de consumir el gusto con que se hace.

Después sesión de regalos de gafas, maillots y culottes, calcetines, viseras, tazas, sesiones de fisioterapia y de osteopatía entre muchas otras cosas. Ninguna se quedó sin regalo y algunas hasta se llevaron dos. No hubo fuerzas para hacer guateque así que al merecido descanso.

Al día siguiente, ruta por el circuito del Triatló de Terres de l’Ebre, el primer triatlón de media distancia del circuito catalán de triatlón, que transcurre entre arrozales y un paisaje precioso donde predomina el cielo. A la vuelta, sesión de técnica de carrera en que dejaron a las asistentes unas Newton (las de GOO llevábamos las nuestras) e hicimos técnica y después un fartlek de 7 veces 1 minuto a tope 1 minuto recuperando… Resucitar del fartlek, estirar, aplaudir, agradecer y palmaditas en la espalda de sí, Judith, nos has dejado extasiadas es poco, ¡pero lo hemos pasado tan y tan bien!

¡Repetiremos! Nos llevamos varios teléfonos para salir, reunirnos y convocar alguna que otra salida y encuentro en la ciudad de cada una de las que compartimos este día y medio de pura intensidad, aprendizaje y diversión. Casi nos olvidamos que era un Stage de tecnificación, de perfeccionamiento… aparentemente, aunque imposible, un stage serio para ser mejores triatletas. Lo somos y lo seremos. Un gustazo.

Aquí os dejamos también la noticia emitida en la televisión local