Historia de GOO, y feliz día de la mujer

El club GOO fue fundado, ya hace más de un año, por un grupo de 4 mujeres y 1 hombre. El color, integrador y diferente (hay pocos clubes de triatlón que vistan de púrpura o de lila), fue idea del hombre del grupo, por cierto, respaldado por la mayoría de mujeres, aunque no sin que una de ellas dijese que aquello espantaría a los chicos, que no querrían vestirse de lila y no querrían apuntarse a nuestro club.

La combinación de colores en degradados del espectro, del magenta al azul, las letras curvas, en lugar de los agresivos ángulos, etc. querían representar un movimiento amable, donde cupieran todas las inquietudes deportivas, desde las más locas y exigentes, a las más iniciadas. Hombres y mujeres. Eso es, sinceramente, irrelevante. Somos incluyentes porque la exclusión, por nivel o sexo, no es una opción. Nos daba igual, porque hemos de decir una cosa, no somos un club de mujeres, somos un club humano y mixto.

Una persona (hombre o mujer) que empieza a hacer deporte se va a sentir muy integrada, arropada y animada dentro de un club en que no pasan de ella por no tener el nivel para hacer determinados entrenamientos que sus compañeros más preparados, pero no la excluiremos, la tendremos en cuenta, en la medida en que desee, obviamente. Una persona que sí hace deporte, también, porque tendrá compañeros para sus locuras. Entrenar suave un día con un grupo menos preparado y fuerte con otro más preparado es totalmente compatible, y añadimos recomendable.

Somos muchos para arropar a cualquiera. En nuestro club, nadie se excluye, y todo el mundo es libre. La organización es horizontal (nos repartimos las tareas y los liderazgos de forma natural, según pueda dar cada cual), hay pocas luchas de egos, si no ninguna, y mucha, muchísima, dinamización social para quedar, salir en bici, correr, entrenar y competir. Esto no es exclusivo de las mujeres, aunque creemos que no tener componentes demasiado alfa en la organización (o alfalfa, como dice una compañera) favorece que esta cohesión social, del grupo por delante de los egos, pueda darse.

Al principio íbamos a ser muchos más, pero muchos de los que querían fundar el club se bajaron del barco, no les acababa de convencer la idea. El triatlón es un deporte muy individual, y para armar un club, para estar detrás de la organización, se requiere un alto componente de objetivo social por delante del objetivo individual porque requiere tiempo y esfuerzo que se ha de rascar de otras áreas de la vida.

Esto no se cumplía en todos los que querían emprender el club, así que al final, cuando llegó el momento del compromiso, del trabajo en equipo, de repartirse los días y ofrecerse para ser guía de salidas en bici donde posiblemente no puedas ir al ritmo de entrenamiento, si no que te tengas que adaptar al de personas más lentas, de unos 12, acabamos emprendiéndolo 5.

Había dos nombres posibles entre toda la tormenta de ideas: Xtrem y GOO. Se iba a llamar Xtrem, pero como muchos de los que se sentían identificados con llegar a los límites de su rendimiento, se bajaron del barco, nos quedamos con GOO, más diferente, más amable y más cachondo, porque su origen viene de «My friend GOO» canción de Sonic Youth del disco GOO, y porque las letras eran mucho más redondas y podían jugar con el GO hacia el infinito, GOO, G∞. Movimiento que no se detiene. Nos pareció más diferente.

El nombre ha costado un año que se acepte por el Consell Català d’Esports, porque decían que no significaba nada y que habían cambiado la política de nombres de asociaciones deportiva. Tuvimos una conversación telefónica surrealista:

-Secretaria GOO: Llevamos un año esperando que se nos acepte y no llega nunca, ¿cuál es el problema? Y no. No nos ha llegado ninguna documentación con incidencia ni con nada.

– Administración: Es que la nueva normativa nos impide nombrar clubes cuyo nombre no significa nada.

– Secretaria GOO: ¡GOO sí que significa! Bueno, es un nombre propio. ¡Pues no habrá clubes con nombres que aparentemente no significan nada!

– A: Es que no hemos encontrado ninguno, si fuera GO todavía se entendería, en inglés… pero GOO…

– S: Mire, estoy mirando en Google, que es Dios, y dice que Goo es una aldea en que hay una iglesia románica en Lugo.

– A: Sí, lo estoy viendo, pero eso es Goó, con acento.

– SG: Pero en gallego es Goo sin acento.

– A: Mira, venís, adjuntáis toda la documentación abriendo una instancia y ya os diremos.

Y adjuntamos todo el papeleo con una carta larguísima hablando del pueblo, del disco de Sonic Youth, del juego de letras para combinar con infinito y la idea del movimiento que no se detiene, etc. Y al final, sí, somos un club deportivo sin ánimo de lucro del consell català.

Esa es la historia del nombre, y del color, del club.

Hoy somos 34 socios, después de un año y dos meses, entre simpatizantes, club y persistentes. No está nada mal. Estamos encantados de que nuestra cabeza visible y entrenadora técnica sea Judith Corachan, una mujer, una de las mejores triatletas españolas, manifiestamente defensora de la visibilidad, reconocimiento y derechos de las deportistas profesionales. Encantados, también, de que la marca de bicis con la que colaboramos sea Unîca Bikes, una marca que vela muchísimo por diseñar y montar bicis no solo para hombres, si no adaptándolas a la geometría de la mujer, montando joyas para competir y para entrenar. Sea tu primera bici o la décima y definitiva con la que quieres batir un record o ganar una prueba.

Estamos encantados con que seamos un club mixto, donde el lila no solo no es problema para nuestros chicos, si no que es cantón y molón para nuestros compañeros. Es diferente. Se nos ve, y se nos ve mucho, entrenando en bici, corriendo y en las competiciones, a todos. Porque queríamos algo integrador, y lo hemos conseguido. No decimos que luchamos por el empoderamiento de la mujer, porque ya estamos empoderadas las mujeres que integramos el club, y los hombres, también. La visión es humana y sí, todos los miembros del club, somos aficionados. Nos dedicamos a trabajar en otra cosa, excepto Judith Corachan, que es entrenadora y deportista profesional, el resto nos dedicamos a trabajos que poco tienen que ver con el deporte. Hombres y mujeres, por cuenta propia y ajena, que nos encontramos para hacer deporte en nuestro tiempo libre, sin discriminación ninguna. Estudiantes, profesionales, padres y madres. Y por muchos años. Que siga creciendo y sigamos aportándonos tanto porque en este equilibrio, en el equilibrio del púrpura está la igualdad que deseamos y practicamos. Si quieres algo actúa como si ya lo tuvieras, y esa es nuestra forma de hacer. Ya lo tenemos. Feliz día de la mujer y el empoderamiento femenino, hacia una igualdad real, hacia una humanidad justa.

IBPT0964

Nuestros chicos de GOO haciendo equipo en el Duatlón del Prat el pasado febrero

Avatar GOO Purple

Imagen Logo de GOO