En 2017 me pongo en forma… ¡Este año lo consigo!

Primera semana de enero, listas y listas de propósitos del año. Entre ellos, ese «Sí, en 2017 me pongo en forma, llevo una vida más sana, hago más deporte, como mejor y bajo eso que me sobra». «En 2017 cambiaré de hábitos y recuperaré el cuerpo que me ha hecho legendari@».

Decía Stacey Griffith en 2 estrategias para motivarse a entrenar cada día, que para ponerse y mantenerse en forma, para pasar del “quiero hacer deporte” al “hago deporte”, hay dos estrategias infalibles: escoge tu tribu y escoge tu música.

Por orden, Stacey habla de que primero hay que encontrar qué tipo de movimiento te gusta. ¿Eres más de bailar, de cardio, de aire libre, clases dirigidas, de pesas…? Cuando sepas qué te gusta, busca una tribu con la que compartir esa actividad, disfrutarla y motivarte mejor. Para darle el toque final de inspiración, practica con música que te levante, active y te haga sentir bien.

En GOO tenemos actividades geniales, una buena tribu con quien compartirlas, una entrenadora de primera y colaboradores que facilitan que este propósito se cumpla, y añadimos algunas consideraciones más. A menos que te despiertes con un cerebro nuevo o con el de otra persona que ya se cuida, para que los nuevos hábitos lleguen para quedarse, se ha de seguir un plan y persistir en él con constancia.

Para cumplir el propósito de mejorar tu estado de forma física durante 2017, además hay otras premisas:

1) Relájate y olvídate de la prisa. Llevar una vida más sana es pasar de un estado de vida a otro que va a requerir adaptación y práctica. Tomátelo con calma y paso a paso. Va a llevar tiempo y requiere paciencia, constancia y empeño.

2) Apunta exactamente qué te gustaría cambiar, el tiempo que vas a tardar en conseguirlo, cómo lo vas a hacer, lo que crees que te ha impedido hasta ahora conseguirlo y qué podrías haber hecho (y harás) para que no haya impedimentos para lograrlo.

3) Ponte un reto deportivo que implique una actividad física y aprende a realizar bien la actividad física que escojas. Todo requiere técnica para un buen desempeño y prevenir riesgos, disfrútalo sin prisa, el deporte practicado de forma segura es el mejor complemento para llevar una vida mejor y más saludable.

4) Cuenta con profesionales y personas con experiencia que puedan ayudarte a planificar el cambio, te hagan seguimiento y den su apoyo y confianza. Compartido además con personas con experiencia el proceso es más enriquecedor. Compañero y compañeras, entrenadores personales, nutricionistas, fisioterapeutas, médicos, etc. Póntelo fácil e invierte en hacer el cambio de la forma más consciente y compartida posible.

5) Disfruta de los cambios que poco a poco asumes cada día. Llevar una vida más sana está asociado al bienestar pero implica resistencias al cambio y renuncias que según cómo se enfoque la vida, pueden generar sufrimiento. Si lo que escoges te hace sufrir es porque piensas más en la renuncia de lo que no haces que en los beneficios de lo que haces. Para que el propósito no se quede en una declaración de intenciones el enfoque ha de ser de disfrute y valor diario del cambio que se está trabajando.

6) Prometete que este será el último año que te pondrás este propósito. Este es el año en que lo lograrás, convéncete. El año que viene no hará falta, los hábitos ya estarán integrados con la naturalidad cotidiana. Esfuérzate en lograrlo teniendo en cuenta los puntos anteriores. Si te unes como persistente te será mucho más fácil, avisamos.

7) Evita riesgos al máximo. Una vida más saludable implica sí o sí más ejercicio físico. Es fundamental hacerse análisis para saber que se parte de un estado sin carencias ni riesgos y hacerse una prueba de esfuerzo para conocer exactamente en qué frecuencias cardiacas se puede trabajar y desde qué estado de forma se parte.

Es posible que el punto de partida para llevar una vida más saludable no sea el de saber escoger y cumplir lo planificado. O no sea tan fácil como tomar decisiones tipo: escoger fruta cuando escogerías alimentos procesados, o pasar de no moverse apenas a entrenar cada día.

Si hay dolor y miedo limitantes que hacen imposible el cambio, es posible que sea porque se está dando un proceso de desenganche de adicciones y hábitos no saludables de dudosa voluntariedad (exceso de alcohol, tabaco, azúcar, drogas o hábitos de autosabotaje por baja autoestima y traumas). En ese caso se necesita ayuda psicológica, posiblemente el mejor regalo y el paso más importante que se ha de dar para llevar una vida saludable y completa.

8) Con alegría y buena onda, ¡mucho mejor!

Este propósito formará parte del pasado. Leo Harlem no lo consiguió, pero porque empezó mal, salió a correr sin saber y vivió toda una serie de despropósitos que se lo pusieron difícil. Si se hubiera apuntado a GOO esa tripita ya habría desaparecido. Se lo propondremos. Os dejamos su historia para echarnos unas risas.